miércoles, 18 de enero de 2017

BODAS IMPERIALES EN SEVILLA.


BODAS IMPERIALES EN SEVILLA.

ESPONSALES DEL EMPERADOR CARLOS I CON ISABEL DE PORTUGAL.



EL EMPERADOR CARLOS I  y V DE ALEMANIA. DETALLE DEL CUADRO

 LA APOTEOSIS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO PINTADO POR ZURBARÁN.

          Voy a dedicar esta entrada al Emperador Carlos I de España y V de Alemania, no solo porque esté representado en el cuadro “la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino” de Zurbarán[i], óleo al que dedique la entrada anterior, sino porque el diez de Marzo de 1526 situó a nuestra ciudad en el centro del imperio, al celebrar en ella sus esponsales con la Infanta Isabel de Portugal.

          Sevilla en el siglo XVI se encuentra en todo su desarrollo y esplendor, estando considerada capital del Nuevo Mundo y una de las ciudades más importantes de Europa.

          Pero Sevilla, además de grandeza tiene magia y embrujo, un matrimonio que se había concertado por razones de estado, aquí en el marco incomparable de los Reales Alcázares, escenario de grandes amores, se convertirá en una intensa historia de amor.

          Fueron varias las candidatas para casarse con el Emperador, el monarca más poderoso de Europa[ii], pero definitivamente por razones políticas y económicas, la elegida fue la infanta Isabel de Portugal que además de su belleza, aportaba una cuantiosa dote y tenía la edad ideal (23 años) para concebir un futuro heredero, de hecho fue la madre de cinco infantes, entre ellos  Felipe II que sería el sucesor del imperio “donde no se ponía el sol”.

          Los novios, que no se conocían personalmente, se casaron por poderes en el palacio de Almeirin (Portugal) tras haber llegado desde el Vaticano la dispensa papal, permiso necesario para el casamiento, por el impedimento para casarse que existía entre ellos por su parentesco de primos hermanos.

          Sus madres, hijas de los Reyes Católicos eran hermanas, Doña Juana de Castilla (la Loca) madre de Don Carlos  y Doña María de Aragón de la Infanta Isabel.

          Unos días después de celebrado el matrimonio y terminados los festejos, el treinta de Enero de 1526 la Emperatriz Isabel parte con su séquito para Sevilla, donde se celebrara la ceremonia nupcial, ciudad a la que llega el tres de Marzo y en los Reales Alcázares esperara a su esposo el Emperador.

          Don Carlos llega el diez de Marzo, siendo recibido al igual que lo fuera la Emperatriz, por la nobleza, clero y autoridades.

          La solemne entrada, con la diferencia entre uno y otro de una semana, la realizan por la Puerta de la Macarena, recorriendo la calle Real hasta llegar primero a la Catedral y más tarde a los Alcázares, durante el trayecto engalanado por siete arcos triunfales[iii] en los que se ensalzan las virtudes del Emperador, son aclamados por todo el pueblo sevillano que los recibe con grandes muestras de alegría.   

          En los Alcázares al verse por primera vez, quedan profundamente enamorados con una pasión que duraría 13 años, hasta 1539 con el fallecimiento de Isabel, tanto la quiso que no volvió a casarse.

          Los desposorios por palabra de presente, se celebran el mismo día diez oficiando el Cardenal Salvioti legado del Papa Clemente VII. 

          Durante los dos meses de luna de miel en Sevilla, hasta el 23 de Mayo que marchan hacia Granada, vivirán su profundo amor, de noche juntos en sus aposentos, de día paseando por los jardines bajo el embrujo de la primavera sevillana.

          Este enlace fue la ocasión y motivo, para que el Consistorio Municipal, decida construir en la Plaza de San Francisco, anexo al convento del mismo nombre, un edificio acorde con tanta  grandeza[iv].

          La próxima entrada irá dedicada a fray Diego de Deza que también se encuentra  representado en el cuadro la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino.











[i]       VÉASE EN ESTE BLOG LA ENTRADA TITULADA “LA APOTEOSIS DE SANTO TOMAS DE AQUINO”.

[ii]        ERA  EL REY CARLOS I  DE CASTILLA Y LEÓN Y EL EMPERADOR CARLOSV  DEL SACRO IMPERIO ROMANO GERMANICO

[iii]        UNA DETALLADA DESCRIPCIÓN DE LOS ARCOS TRIUNFALES SE PUEDE LEER EN LOS ANALES DE SEVILLA DE ORTIZ DE ZÚÑIGA.

[iv]   VÉASE EN ESTE BLOG LA ENTRADA TITULADA EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA I HISTORIA Y FACHADA RENACENTISTA PUBLICADA EL 15 DE JUNIO 2014.

martes, 10 de enero de 2017

ZURBARAN LA APOTEOSIS DE SANTO TOMÁS.


ZURBARAN LA APOTEÓSIS

DE SANTO TOMÁS.

       Hace unos días estuve contemplando el monumento que a este pintor le tiene dedicada Sevilla en la Plaza de Pilatos.



ZURBARAN LA APOTEOSIS DE SANTO TOMÁS DE AQUINO.

          Hoy me encuentro en la planta baja del Museo de Bellas Artes de Sevilla sala V[i], aquí en un mismo testero, se encuentran tres magníficos óleos de Zurbarán titulados: “Cristo coronando a San José”, “el Padre Eterno” y “la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino”.

          A este último cuadro de armoniosa y bella composición, que pintara este artista para el desaparecido Colegio Mayor de Santo Tomás, le voy a dedicar estas líneas.

          Esta pintura de grandes dimensiones, 4,86 x 3,85 metros, realizada en 1631, es una exaltación del santo como Doctor de la Iglesia.

          En la parte superior o gloria se representa a Santo Tomás de Aquino bajo la paloma del Espíritu Santo, en el momento de recibir la inspiración divina para escribir su obra cumbre: La Suma Teológica, tratado en que expone la doctrina católica.

          Este santo nacido en Italia (1224-1274) dominico, filósofo y teólogo, declarado Doctor por la Iglesia en 1567, se encuentra flanqueado por los otros cuatros Doctores en aptitud de conversar: San Gregorio, San Agustín, San Jerónimo y San Ambrosio.

          Sobre ellos, en un lado el Dios Padre y el Dios Hijo con la Cruz, en el otro San Pablo y Santo Domingo.

            En el centro de la parte inferior o terrenal, un libro con los Estatutos, el pliego de la bula fundacional con la firma de Zurbarán, y un birrete o gorro de graduación, alusivo a que en este Colegio se formaban doctores en teología.

          A la derecha, de rodillas y con los ojos fijos en el Santo, del que era devoto, así como benefactor del Colegio, se encuentra Carlos V, ataviado como rey-emperador con manto, espada y ciñendo la corona del Sacro Imperio Germánico, tres personajes le acompañan.

          A la izquierda también arrodillado, mirando con devoción a Santo Tomás y acompañado por tres frailes dominicos, Fray Diego de Deza que fue Inquisidor General, protector de Cristóbal Colón, Arzobispo de Sevilla, y fundador en 1517 de este colegio sevillano de Santo Tomás, institución que alcanzó el rango universitario, germen de la actual Universidad sevillana.

          Es tan interesante la biografía de este religioso, e importante el hecho de que el Emperador celebrara sus bodas con Isabel de Portugal en nuestra ciudad, que voy a dedicarles las próximas entradas.       



[i]   EN ESTA SALA V ANTIGUA IGLESIA DEL CONVENTO DE LA MERCED, SE ENCUENTRAN LAS PINTURAS QUE MURILLO REALIZARA PARA LOS CAPUCHINOS DE SEVILLA. VÉASE EN ESTE BLOG: MURILLO Y LOS CAPUCHINOS PUBLICADO EL 6 DE DICIEMBRE 2015.
          TAMBIEN SE EXCIBEN EN ESTA SALA LA APOTEOSIS Y EL TRANSITO DE SAN HERMENEGILDO PUBLICADOS EL 28 DE DICIEMBRE 2015 Y 5 DE ENERO DE 2016.

martes, 27 de diciembre de 2016


LA PLAZA DE PILATOS.

LA ESTATUA DE ZURBARAN.

       

        Desde la calle Águilas llegamos a la Plaza de Pilatos, cuyo espacio está dividido en dos por un carril para el tráfico.        
          Una de las partes es la antesala de entrada a la Casa de Pilatos, que da nombre a la plaza y de la que hablaremos otro día.

                                                                                        LA PLAZA DE PILATOS.
          La otra a la que dedico el paseo de hoy, es un agradable espacio ajardinado con flores, árboles y bancos de cerrajería, las casas son residenciales de tres plantas, a mí entender me encuentro en una de las plazas más hermosas de Sevilla.


            ESTATUA DE ZURBARAN EN LA PLAZA DE PILATOS.
EN ESTAS DOS CARAS DEL PEDESTAL EL ARCO DE LA MACARENA
 Y SANTA CASILDA.
          Cerrada por tres de sus lados, en el centro se alza la estatua en bronce del insigne pintor Francisco de Zurbarán[i], realizada por el escultor Aurelio Cabrera en 1929, en el pedestal de piedra blanca hay grabados unos bajorrelieves muy curiosos, en ellos se representan a: Santa Casilda; la Torre del Oro; el Arco de la Macarena y el escudo de Fuente de Cantos Badajoz donde nació en 1598.
          Falleció en Madrid en 1664, siendo enterrado en la iglesia de los Recoletos Agustinos, que fue derribada en 1836 cuando la Desamortización de Mendizábal, por los que sus restos se encuentran perdidos.  
          Aunque en su producción artística tocó diversos temas, es en la pintura religiosa donde destaca con gran fuerza.
          Perteneció a la Escuela Sevillana del Barroco, muy vinculado a nuestra ciudad, gustaba de llamarse a sí mismo “maestro pintor de la ciudad de Sevilla”.
          Numerosos de sus lienzos fueron expoliados por los franceses y se encuentran repartidos por todo el mundo, pero gran parte de sus pinturas las podemos admirar en diversas iglesias, como en la cercana de San Esteban.
          El Museo de Bellas Artes de Sevilla contiene una valiosa y extensa muestra de su obra, a cuya contemplación voy a dedicar los próximos días.
           



         



[i] ENTRE LAS PLAZAS DE LA ENCARNACIÓN Y LA DEL POZO SANTO SE ENCUENTRA LA PLAZA DE ZURBARAN DEDICADA A ESTE PINTOR DESDE  1876. ESPACIO QUE MÁS QUE PLAZA ES LUGAR DE APARCAMIENTO.

martes, 20 de diciembre de 2016


CONVENTO DE SANTA MARIA DE JESUS.

SAN PANCRACIO.



PORTADA CONVENTO SANTA Mº DE JESÚS

EN CALLE AGUILAS.

                   

          Este convento de franciscanas clarisas, situado en la calle Aguilas, fue fundado a principios del siglo XVI.
          Debido a sus tradiciones, la iglesia de este convento es muy conocida y visitada por los sevillanos.
         Entre las tradiciones, se encuentra la visita todos los lunes a San Pancracio el santo del perejil, al que se le ruega para que conceda salud y trabajo.
          Otra muy curiosa, es la costumbre realizada por parejas de novios, de ofrendar a Santa Clara una docena de huevos, para que el día de la boda no llueva y haga buen tiempo.
          Entramos a la iglesia por la puerta principal, cuya portada de piedra tiene en su parte alta una vistosa hornacina, con la imagen de la Virgen y el Niño en relieve realizada en 1.595 por el escultor Juan de Oviedo.
          El templo es de una nave, en el altar mayor un monumental y artístico retablo de estilo barroco de finales del XVII obra de Cristóbal de Guadix[i].           El presbiterio se cubre con un prodigioso artesanado mudéjar, y los muros laterales se embellecen con pinturas murales y un zócalo de azulejos fechados en el XVI.
          En el centro del retablo la imagen de la Virgen cambiando los pañales al Niño Jesús, obra atribuida a Luisa Roldán “la Roldana” y a los lados entre columnas salomónicas, las esculturas de San Francisco de Asís y Santa Clara realizadas por Pedro Roldán.


                                                                         ARTESONADO PRESBITERIO Y RETABLO MAYOR.[ii]
          Los retablos adosados a los muros, están dedicados a Santa Ana, San Andrés, San Antonio de Padua, la Inmaculada, el Camino al Calvario, Todos ellos cubiertos con unas vitrinas de madera, para evitar robos de enseres sagrados, que algunos ha habido.

                                                                   RETABLO DE SAN PANCRACIO SITUADO EN LA FACHADA.

           Casi frente a la entrada se encuentra el retablo de San Pancracio, la imagen es moderna y de escaso valor artístico, pero tiene un gran fervor popular, a él acuden todos los sevillanos a rezarle.
          Es tan arraigada la devoción a San Pancracio, que en la mayoría de las casas hay una estatuilla con su imagen, eso sí para que realice sus milagros sobre buscar salud, trabajo o dinero, ha de ser regalada y ponerle una ramita de perejil.  
           En  estas diligentes monjitas se cumple plenamente la locución latina “ora et labora” = reza y trabaja, ya que realizan trabajos de encuadernación y además mantienen un obrador de confitería en el que producen verdaderas delicias de dulces y pasteles.
           Y termino la visita comprando unos dulces para merendar y me encamino hacia la cercana Plaza de Pilatos.




















[i] ESCULTOR Y RETABLISTA (MONTILLA CORDOBA 1650-1709) FUE UNO DE LOS MÁS REPRESENTATIVOS DE LA ARQUITECTURA BARROCA DE RETABLOS DE SEVILLA.

[ii]  FOTO TOMADA DE WIQUIPEDIA.

lunes, 12 de diciembre de 2016

LA CALLE AGUILAS.


LA CALLE AGUILAS.



        Desde San Nicolás pasando por la calle Vírgenes, que lleva este nombre por el desaparecido convento de las Santas Justa y Rufina, me encuentro en la calle Águilas.

          Por su trazado irregular, que se extiende desde la calle Alfalfa hasta la Plaza de Pilatos, voy a pasear en el día de hoy, pero con cuidado, las aceras son muy estrechas y el tráfico de vehículos muy  intenso, ya que es vía de penetración desde la Puerta de Carmona hacia el centro.

          El nombre de Águilas, es por las dos águilas de mármol situadas a ambos lados del balcón principal de la casa-palacio también conocida con este nombre.



BALCÓN DE LAS AGUILAS.

        Esta casa señorial, fechada en el siglo XVIII de patio con columnas de mármol y fachada con portada barroca, se ha rehabilitado y dividida en apartamentos.

          Como dato histórico os diré, que en ella nació el héroe sevillano de la independencia Don José González Cuadrado, que al conspirar en la lucha contra los invasores franceses dio su vida por la patria, al ser en 1811 vilmente ajusticiado[i].

          Dejamos atrás la Casa de las Águilas, y muy cerquita en la acera de enfrente, nos paramos ante una hermosa casa sevillana, cuya fachada de gran belleza merece que la contemplemos.





          Fechada en 1912-14, obra del arquitecto sevillano Antonio Arévalo Martínez, muestra unos bellos motivos decorativos en los que se conjugan el estilo regionalista con el modernista.

          Antes de continuar hacia el convento de franciscanas clarisas, entramos en la angosta calle Lirio, donde una placa situada en el número 9 nos informa que en ella vivió Don Diego Martínez Barrio que fuera Presidente de la Segunda República Española.





         

          En el último tramo de esta calle Águilas se encuentra el Convento de Santa María de Jesús, al que voy a dedicar la próxima entrada.









[i]  [i] VÉASE EN ESTE BLOG LAS CALLES GONZALEZ CUADRADO Y PALACIO MALAVER PUBLICADO EL 20 DE MARZO DE 2015.

domingo, 4 de diciembre de 2016

EL SANTO DE LOS TRES LUNES.


EL SANTO DE LOS TRES LUNES.

IGLESIA DE SAN NICOLÁS.





          En tiempos tan difíciles y de crisis, es alentador ver como los sevillanos nos aferramos a nuestras creencias y tradiciones, con la esperanza que estas nos traigan un cambio positivo en nuestra vida o en el entorno familiar.

          Paseas por la ciudad, visitas iglesias y templos, y te encuentras con la gran diversidad de santos y santas a los que la devoción popular les reza y pide alivio o consuelo en algún suceso o desgracia.

          Así los viernes una multitud se congrega los pies del Señor del Gran Poder, los días 22 de cada mes se ruega a Santa Rita de Casia abogada de las causas imposibles, otros días se les va rezar a Santa Librada, a San Judas Tadeo, a San Expedito, a San Leopoldo, a San Pancracio, o a otros muchos, que para cualquier problema o enfermedad está llena la nómina de santos.

           El pasado lunes estuve en la parroquia de San Nicolás, santo considerado muy milagroso con una especial tradición, quizás de las menos conocidas en la ciudad.

          Se trata de LAS CAMINATAS DE LOS TRES LUNESque consiste en caminar desde casa hasta la iglesia tres lunes seguidos.  

          El primer lunes se invoca al santo para que nos escuche: Glorioso San Nicolás, escúchame.

          El segundo lunes se le pide protección: Glorioso San Nicolás, protégeme.

          El tercer lunes: Glorioso San Nicolás, ruega por mí.

          Cada día además de un Padrenuestro, Ave María y Gloria, se le reza la oración y alabanza al santo, que puedes leer en una hojilla que encontrarás en la mesa donde en una arqueta se encuentra una pequeña imagen de San Nicolás.

          Espero que nos proteja, falta nos hace.





         




lunes, 28 de noviembre de 2016

LA IGLESIA DE SAN NICOLÁS.


LA IGLESIA DE SAN NICOLÁS.

       Desde  la calle Fabiola he llegado a la de San José, y me encuentro en San Nicolás ante el templo dedicado a San Nicolás de Bari Obispo, y que voy a visitar en el día de hoy.





          Templo construido en el siglo XVIII, aunque se cree que pudo levantarse sobre los restos de otro de la época del rey San Fernando. Las leyendas cuentan que con anterioridad aquí hubo un templo romano dedicado a Hércules, y que en unas cuevas que había debajo se encontró la antigua imagen de la Virgen del Subterráneo.

          La fachada principal neoclásica se remata con una pequeña torre, y sobre la portada de piedra una hornacina con una escultura del titular. A ambos lados los retablos de cerámica del Señor de la Salud y de la Virgen de la Candelaria.

          En el interior, lo primero que destaca son las dieciocho columnas de mármol rojo que soportan las cinco naves.

          Los muros llaman nuestra atención, no hay espacios libres, todos están cubiertos de altares y retablos. En ellos reciben culto las sagradas imágenes de Santo Domingo de Val, Virgen  del Patrocinio, la Dolorosa, el Santo Cristo de Gracia, Santa Rita de Casia, Santa Barbará, o la Virgen de Gracia, entre otras.


NAVE CENTRAL Y  RETABLO MAYOR.

          El retablo mayor es una esplendida muestra del barroco, en la hornacina central la imagen de San Nicolás, el santo de los tres lunes. En el ático la Inmaculada Concepción, y en la parte baja la Virgen del Subterráneo.

           A los pies de la iglesia, admiramos el imponente coro alto con dos órganos barrocos de mediados del XVIII y sillería de la misma época, se ilumina con una vistosa vidriera y se cierra con reja de forja.

          Antes de marcharme de este templo, me paso por la Capilla Sacramental, donde se venera a los titulares de la Hermandad de la Candelaria, Nuestro Padre de la Salud y la Virgen de la Candelaria, que tienen su sede en esta iglesia y procesionan el Miércoles Santo.


SAN NICOLAS DETALLE DEL INTERIOR.


 
           Son muchas las riquezas y obras de artes que conforman el patrimonio artístico de esta parroquia, tan difícil de enumerar por una menguada pluma como la mía, por lo que aconsejo su visita, pasareis unos gratos momentos.


                Mañana comentaré sobre San Nicolás el Santo de los Lunes.






domingo, 20 de noviembre de 2016

BOTARRUEDAS Y GUARDACANTONES.


BOTARRUEDAS

Y GUARDACANTONES.

                   

                    Al pasear por algunas calles céntricas del casco histórico, como Aire, Fabiola, Abades o Santa Teresa entre otras, observas unos elementos que  las adornan y dan una interesante singularidad.     

          Me refiero a las piedras cilíndricas que vemos incrustadas en las fachadas de ciertas casas y que popularmente se conocen como “BOTARRUEDAS”. Aquí hay que decir, que botarruedas es una palabra del habla popular, que no está recogida en el diccionario de la R.A.E.



BOTARRUEDAS EN CALLE XIMENEZ DE ENCISO.

           

          Las botarruedas, piedras de molino que se utilizaban como elementos arquitectónicos en la Sevilla de pasadas épocas, se colocaban generalmente sobre los zócalos de las casas señoriales situadas en calles estrechas y sin aceras, las paredes adquirían mayor solidez, las ruedas botaban sobre ellas y se preservaban de los golpes de carros y carruajes.

          Cuando los vehículos de tracción animal dejaron paso libre al motor, y convertirse muchas de estas calles en peatonales, las botarruedas se enfoscaron quedando la mayoría de ellas ocultas, por fortuna hace unos años que existe la buena costumbre de dejarlas al descubierto.

          También en algunas calles como las Siete Revueltas o San Isidoro,  las fachadas se resguardaban con unas botarruedas en forma de conos metálicos como vemos en la foto que se inserta a continuación.


         


BOTARRUEDAS EN CALLE SAN ISIDORO.



          GUARDACANTÓN. Otro de los elementos arquitectónicos situados en las esquinas de numerosas calles y que llaman la atención, son las innumerables columnas, algunas antiguas con capiteles romanos, para preservarla de posibles golpes.

          Pero estas, aunque su finalidad sea similar, no son botarruedas, sino que tienen el nombre de Guardacantón o Guardaesquinas.

          La R.A.E. nos dice que cantón es esquina, y guardacantón es poste de piedra para resguardar de los carruajes las esquinas de los edificios.





          Una curiosa foto de una esquina en la calle Santa Teresa del barrio de Santa Cruz, que se encuentra doblemente resguardada de los golpes con guardacantón y botarruedas.